Tener unas finanzas personales sanas es algo bastante simple, aunque no siempre tiene porque ser sencillo. En Diario del Dinero queremos darte unos primeros pasos para que pongan tu economía personal en orden.

A lo largo de los artículos iremos profundizando en la mejor manera de llevar las finanzas personales, pero queremos darte unas pequeñas lecciones para principiantes para que puedas empezar ya mismo.

5 primeros pasos para unas finanzas personales sanas

Consejos para unas finanzas personales sanas
Consejos para unas finanzas personales sanas

No gastar más de lo que se gana

La primera regla es bastante básica y da bastante igual la cantidad de ingresos que tengas, pero si gastas más de lo que estás ganando entonces difícilmente puedas tener unas finanzas personales sanas en algún momento de tu vida. Si gastas más de lo que ganas podemos decir que estás viviendo por encima de tus posibilidades.

Preparar un presupuesto puede ser clave para ver cuáles son tus ingresos y tus gastos y puede ayudarte a ajustar mejor esas cuentas.

Ahorrar una parte de los ingresos

Ahorra el 10%, el 20%, el 50%… lo que sea, pero no lo hagas porque sí. Ponte metas de ahorro. Las metas específicas te ayudarán a tener una economía saludable ya que notarás que puedes conseguir lo que te plantees. Puedes hacer ahorros para una entrada de un piso, para comprar un coche al contado, para la telefonía, para la jubilación, para la educación propia o de los hijos… Cuando las metas son grandes como el piso, lo mejor es partir esas metas en pequeños objetivos (los primeros 500 euros, los primeros 1000, los primeros 3000…).

Una buena comunicación con la pareja

Suele ser un tema complicado, pero hay que intentar luchar de manera conjunta por los objetivos, eso pone las cosas mucho más sencillas a los dos. Hacer un presupuesto conjunto, analizar las necesidades, ver los avances que se tienen y establecer nuevas metas deben ser puntos a hacer en pareja.

Evita deudas de consumidor (tarjetas de crédito)

Depender del propio dinero debe ser esencial en unas finanzas personales sanas. La tarjeta de crédito, los préstamos o pedir dinero prestado a amigos o familia debe reducirse al mínimo posible. La impaciencia es un problema grave para nuestra economía, así que debemos comenzar a conocernos.

Aprende de finanzas personales

La educación financiera que nos han dado en la escuela es mínima e insuficiente por lo que si no queremos caer en errores habituales debemos comenzar a aprender sobre la economía personal de una vez por todas.

Trabajar en la educación financiera no significa no gastar, amargarse por el dinero u obsesionarse con el mismo. Al contrario, esa educación te hará tener paz, tranquilidad y la capacidad para hacer crecer tu dinero y poder eliminar problemas de tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *