A nivel empresarial, las confusiones son muy peligrosas para la percepción de los clientes sobre un determinado negocio. En Diario del Dinero decidimos fijar las diferencias entre dos conceptos que generan muchas dudas y malos entendidos, nos referimos a invertir y especular. Hasta cierto punto pueden llegar a parecerse, pero la intención del empresario tiene variantes muy marcadas.

¿Qué es invertir?

Se conoce como inversión al proceso financiero en el que se utiliza una cantidad de dinero para desarrollar un proyecto del cual ya se ha hecho un estudio previo de rentabilidad a mediano y largo plazo.

Benjamin Graham, quien fue un inversionista londinense que cambió la manera de hacer negocios por su prolijidad y entendimiento superior de las finanzas, decía lo siguiente sobre el término que examinamos: “Una operación de inversión es aquella que, tras un análisis exhaustivo, promete seguridad para el capital principal y un adecuado rendimiento”.

La anterior es una explicación bastante generalizada, por ende, lo siguiente que debemos tener en cuenta sobre invertir son los factores que intervienen. La rentabilidad, el riesgo de pérdidas y el análisis de mercado son tres puntos inamovibles para conseguir una corriente de capital exitoso.

invertir
invertir

Un inversor hace una relación riesgo-rentabilidad que le permita conocer las posibilidades de que su negocio cumpla los objetivos planteados. A su vez, estudia todo el entorno hasta el punto en que aclara cómo es la competencia, así como sus fortalezas y debilidades.

¿Qué es especular?

El término hace ruido de entrada, pues es una práctica que las personas asocian con escenarios negativos. La especulación es la compra de bienes de consumo o bienes de equipo para posteriormente venderlos en un corto periodo de tiempo y a un precio mucho mayor. Es un método mal visto desde distintos estándares morales de la sociedad, ya que muchas veces busca sacar ventaja de las carencias en un momento determinado. De esta manera, prácticamente provoca una obligación de compra en los individuos, ya que la oferta es sumamente limitada y la demanda exageradamente alta.

especular
especular

Diferencias entre invertir y especular

Ahora que sabemos los conceptos de cada uno, no queda otro camino que el de adentrarnos en las diferencias.

Tiempo para generar ganancias. Mientras que la inversión busca obtener ganancias en lapsos largos de tiempo de manera sostenida, la especulación piensa en la inmediatez de los ingresos, lo que provoca precios muy por encima de lo razonable.

Escasez como herramienta. En la inversión se busca alcanzar ingresos desde un sistema productivo en el que se supere a la competencia en precios y rendimiento. A su vez, el especulador opta por la escasez como herramienta para elevar el valor de sus productos. En algunos casos sacando ventaja con artículos de primera necesidad, ganándose así el desprecio de muchos.

Sostenibilidad. Al especulador poco le importa la sostenibilidad de un negocio o una compra, pues simplemente busca obtener las ganancias y el resto no tiene demasiada importancia. Por su parte, en la inversión, la sostenibilidad es uno de los pilares, ya que la idea es que el negocio vaya creciendo con el paso de los años.

Dos prácticas muy distintas y con principios totalmente alejados. Sin lugar a dudas, el cómo se obtiene el dinero importa, claro que tomar partido entre invertir y especular no nos corresponde. Sea cual sea el caso, Warren Buffett marca el camino con una frase que jamás perderá vigencia para una persona de negocios: “La primera regla es nunca perder dinero. La segunda regla es no olvidar la primera regla”. Y, para despedirnos, otra cosa que debes tener muy clara es: “No pongas todos tus huevos en la misma cesta”.

PERFIL DEL AUTOR

Daniel Osuna
Daniel Osuna
Redactor Polivalente - Ingeniero Metalúrgico - SEO. Trabajando en el mundo online desde hace varios años y en una gran cantidad de proyectos tanto de periodismo como de marketing.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here