La guía completa: ¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

Qué es el certificado de eficiencia energética

El planeta se ha ido deteriorando de forma marcada en los últimos años, lo que llevó a tomar consciencia. Optimizar el uso de la energía es uno de los puntos de partida para generar el cambio que revierta la situación. De esta manera, el certificado de eficiencia energética pasó a ser un documento justo y necesario, del cual te hablaremos más adelante y despejaremos cualquier interrogante que haya pasado por tu cabeza.

¿Qué es y dónde conseguir el certificado de eficiencia energética?

Antes de saber cómo conseguir un certificado de eficiencia energética, lo primero es saber qué es. Se trata de un documento que posee apartados y características relacionadas con el uso de la energía en un determinado inmueble, donde queda sentado el consumo anual y lo requerido para mantener un balance adecuado.

Pasos para obtener el certificado de eficiencia energética

El procedimiento es relativamente sencillo, pues únicamente se requiere que no se salte ninguno de los siguientes pasos:

  1. Dirigirse al técnico certificador. Lo primero es establecer contacto con un técnico certificador de confianza y que se encuentre cerca de tu localidad. Se debe acordar una fecha para que acuda al inmueble deseado.
  2. Revisión del técnico certificador. El día convenido previamente, el técnico se encargará de hacer una evaluación detallada del inmueble, la cual incluirá la realización de un croquis, toma de medidas, análisis de materiales utilizados en la fachada, tipo de calefacción, entre otros factores que puedan alterar directamente el certificado.
  3. Data y calificación. Luego de haber tomado los datos correspondientes de cada zona de la casa, el técnico se dispone a vaciar toda la información en un programa oficial que cumplirá la función de hacer el cálculo preciso de la eficiencia.
  4. Recepción del certificado. De manera rápida, el programa antes mencionado se encargará de generar un certificado preciso que mostrará resultados que van desde la A hasta la G.
  5. Recomendación de eficiencia. Sea cual sea la letra asignada en el certificado, el dueño del inmueble recibirá un informe de mejora breve, en el cual se incluirán las posibles modificaciones que pueden hacerse en el lugar para que la optimización energética se incremente.
  6. Registro final. Como paso final, el certificado debe ser introducido en el organismo oficial correspondiente a la comunidad autónoma de cada individuo. Este paso es fundamental, debido a que permitirá la obtención de una etiqueta oficial que será válida para los trámites posteriores que se deseen hacer con el inmueble.

¿Cuánto cuesta un certificado de eficiencia energética?

Si bien es un documento indispensable para cualquier inmueble y ya sabes cómo se puede obtener, normalmente se deja para el final lo que puede llegar costar. Sin embargo, no te preocupes que vamos a dar una vuelta por las tarifas oficiales promedio. Tomaremos como referencia lo que establece SEGIPSA, que es la Sociedad Estatal de Gestión Inmobiliaria de Patrimonio.

Los precios varían de acuerdo a los metros cuadrados del inmueble, pero para que se hagan una idea, desde 0,01 m2 hasta 80 m2 el precio sería de 184,34 euros. Por su parte, desde los 80,01 m2 hasta los 150 m2 puede llegar a costar unos 222,69 euros. Claro que, si se trata de los 3000 m2 en adelante, las tarifas superan los 2000 euros. Es importante tener en cuenta que estos precios promedio no contienen IVA, gastos de visado, entre otros.

¿Cuándo es necesario el certificado de eficiencia energética?

El certificado de eficiencia energética es necesario para realizar cualquier venta o alquiler de un inmueble. Esto sin importar si se trata de construcciones nuevas o longevas. Su obligatoriedad comenzó desde el primero de junio del 2013.

¿Qué significan las letras de la eficiencia energética?

las letras de la eficiencia energética
Las letras de la eficiencia energética

La etiqueta de calificación va desde la A hasta la G, y en cuanto al significado relacionado con el porcentaje de eficiencia podemos ver lo siguiente:

  • A++: 65 % de ahorro energético.
  • A+: 55 % de prudencia energética.
  • A: 45 % de ahorro energético.
  • B: entre 45 y 25 % de conservación energética.
  • C: entre 10 y 15 % de ahorro energético.
  • D: ahorro normalizado entre 0 y 10 %.
  • E: consumo entre 100 y 110 %.
  • F: consumo de 110 y 125 %.
  • G: Consumo por encima de 125 %.

Lógicamente, la mejor etiqueta también pagará un recibo de electricidad menor que otro inmueble con los mismos metros cuadrado y que esté catalogado con la letra G, por ejemplo.

¿Cómo mejorar el certificado energético de una vivienda?

Si una vivienda no cuenta con la mejor calificación energética o si está cerca de obtener la excelencia, lo más seguro es que quieras mejorar un poco las cosas. Para poder alcanzar este objetivo, existen recomendaciones que habitualmente se dan junto con el certificado y que podemos aplicar.

Renovación de electrodomésticos

Actualizar los electrodomésticos del hogar siempre es una buena acción a tomar para disminuir considerablemente el consumo energético. Habitualmente, las versiones anteriores de estos artefactos no fueron fabricadas bajo lineamientos tan estrictos, por lo que gastan mucha más energía de la que deberían.

Electrodomésticos
Electrodomésticos

Poner atención al material de puertas y ventanas

El material de fabricación de puertas y ventanas será elemental para preservar la temperatura que deseamos dentro de la casa, bien sea frío con aire acondicionado o calor con calefacción.

Bombillas de bajo consumo

En los lugares donde la luz natural sea imposible de aprovechar, las bombillas recomendadas son las de bajo consumo, ya que restarán una porción pequeña al gasto generalizado. En ese sentido, lo ideal es reemplazar las bombillas que hagan un gasto desmedido por las de este tipo.

Uso concienzudo del agua y la electricidad

Esta recomendación se basa en utilizar los recursos lo estrictamente necesario, sin dejar los grifos abiertos más de lo inevitable o evitar que los cargadores se mantengan conectados si no se encuentran acoplados a ningún dispositivo.

¿Qué pasa si no tengo el certificado de eficiencia energética?

Por momentos no está mal plantear el peor escenario posible para estar preparados. En tal sentido, la respuesta a la duda de qué puede ocurrir si no se tiene un certificado de eficiencia energética es bastan simple: multas.

De acuerdo a la a Ley 8/2013 de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, los montos de las multas varían en un rango bastante preocupante para cualquiera que decida ignorar el certificado de eficiencia energética. Algunas de las infracciones y sus multas son las siguientes:

  • Poner en venta o en alquiler un inmueble sin certificado de eficiencia energética puede derivar en una multa de entre 300 y 600 euros.
  • Si no se registra el certificado, la multa se sitúa desde los 601 euros hasta los 1000.
  • En casos de falsificación, el tema podría salir peor, ya que las multas van desde los 1001 euros hasta los 6000.

Lo que podría ser un intento de hacer un ahorro menor, posiblemente se transforme en una deuda muy pesada que se terminará lamentando.

¿Quién puede dar un certificado de eficiencia energética?

De acuerdo a lo que indica el RD 235/2013, un certificado de eficiencia energética puede ser dado por todas aquellas personas que hayan recibido una titulación oficial y que tengan aprobación para intervenir en proyectos de obra.

Los arquitectos e ingenieros son quienes pueden obtener dicha titulación oficial y dar un certificado de este. Sin embargo, se están haciendo gestiones para que también sean considerados otros profesionales.

La recomendación antes de hacer la solicitud del certificado energético y desembolsar cualquier suma de dinero, se basa en pedir la acreditación de la persona para evitar cualquier clase de fraude. Por otro lado, no confiarse cuando los precios sean exageradamente bajos.

¿Qué reformas se deben realizar en una vivienda para mejorar la calificación de eficiencia energética?

Reformas
Reformas

Antes, tocamos algunos de los aspectos que pueden mejorar la eficiencia. En este caso, vamos a referirnos directamente a las reformas que se pueden hacer. Dentro de las más habituales y comprobadas están:

  • Cambio del material de fabricación de las ventanas.
  • Aislamiento de las persianas.
  • Utilización de falsos techos.
  • Reducir el número de ventanas en el inmueble, esto en caso de ser exagerada la cantidad existente.

Conclusiones

El certificado de eficiencia energética es un documento indispensable para la venta y el alquiler de un inmueble. Incluso más si se tiene en cuenta que el no tenerlo puede acarrear multas desde los 300 hasta los 6000 euros.

Siempre es posible mejorar la etiqueta que se obtenga con el certificado, pero en ciertos casos será necesario hacer algunas reformas un poco más profundas en el inmueble.

A fin de cuentas, se trata de un procedimiento sencillo que no requiere de mucho tiempo ni de una inversión desproporcionada. Por ello, lo idóneo es tener actualizado el certificado e incluso contar con un técnico de confianza que pueda hacer las evaluaciones correspondientes. Ahora sabes lo más importante sobre el certificado de eficiencia energética y pocas cosas podrán tomarte por sorpresa. Te invitamos a seguir recorriendo nuestro diario del dinero, pues ahora es que quedan cosas por aprender y perfeccionar para tomar la delantera. ¡No paramos en nuestra búsqueda de superación!

PERFIL DEL AUTOR

Daniel Osuna
Daniel Osuna
Redactor Polivalente - Ingeniero Metalúrgico - SEO. Trabajando en el mundo online desde hace varios años y en una gran cantidad de proyectos tanto de periodismo como de marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Ir arriba