En España desde hace mucho tiempo existían distintas normativas que defendían aspectos económicos, industriales, tecnológicos, etc. Los tribunales tenían que hacer uso de articulados que fueran competentes en los casos. No obstante, las leyes tenían lagunas y no se le daba la correcta exclusividad a los hallazgos del gremio empresarial. Siguiendo la Directiva 2016/943 de la Unión Europea, la ley de secretos empresariales (LSE) cobró vigencia el pasado 13 de marzo del 2019. Con esta nueva legislación, las compañías innovan con sus conocimientos únicos y gozan de la seguridad. 

Definición de secreto empresarial

El éxito relativo a las empresas muchas veces tiene un trasfondo reservado. El hecho de poder llevar al mercado un producto nuevo, con una configuración diferente y eficaz, confiere un poder gigantesco. La necesidad de preservar la esencia de dichos procesos se evidencia cuando otras industrias aprovechan esos conocimientos para difundir algo similar. Además, si cada administrador tiene una fórmula única, se garantiza la competitividad. No solo es favorecido el inventor, sino también los consumidores, quienes tienen la posibilidad de encontrar mejores precios, gamas más elevadas y mejorar la economía. 

De esta manera, los creadores tienen derecho a seguir disfrutando del anonimato. Los secretos empresariales son cualquier dato con valor comercial o poder que tengan las empresas. Indistintamente de cuál área se trate, la ley ampara el saber financiero, tecnológico, organizativo, científico, comercial e industrial. La condición de secretismo no puede ser fácilmente desplazada. Esto implica que los individuos de alto rango o relevancia que laboran con información no deben conocerla. De manera que no se pueda transmitir o llegar hasta lo que se resguarda. 

No se incluye dentro de la definición todo lo que es de dominio público y de escasa importancia. Escapa de esta ley la conciencia que alcanza el personal mientras trabaja sobre los procesos, ingredientes, funciones y más. Asimismo, la sabiduría y destrezas en el curso de una carrera profesional.  

¿Cómo se vuelve legítimo un secreto empresarial?

Para que el conocimiento pueda disfrutar de los beneficios de esta normativa, tiene que cumplir ciertos criterios. Principalmente, la legislación de Europa o España son quienes están en capacidad de estimarlo lícito. 

Está escrito que la obtención de dicho dato debe ser mediante un descubrimiento o creación que sea autónomo y legal. Igualmente, la retroingeniería que se emplee para conquistar la información sea libre, pública o dicho de otra forma, que no esté en contraposición con una norma. Se exige que el Derecho Laboral se cumpla, los empleados están en posición de enterarse y dar una opinión si es el caso. El titular tendrá que emplear prácticas de comercio justas, transparentes, que vayan de acuerdo a las formas que están en vigencia

No se protegerá lo expuesto en el dictamen si la situación que da origen proviene de la sugerencia o idea de un trabajador. Es decir, si para desempeñarlo es necesario recurrir a la revelación, no es viable. Tampoco en caso de que interfiera con las actuaciones de las autoridades. 

Averiguar secretos empresariales

Uno de los procederes delictivos que más atentan contra los efectos de esta disposición, es el espionaje corporativo. 

Por esto, cualquier sujeto que incurra en las siguientes acciones será considerado un delincuente: 

  • Usurpar los medios de comunicación, llegando a tener contacto con temas de índole personal, técnico, financiero o legal. 
  • Visualizar y/o reproducir contenido multimedia, documentación, cartas, etc. 
  • Descifrar contraseñas. 

En ningún momento está previsto que los datos sean revelados públicamente, por eso hay tantas reglas fundamentales para ejercer la custodia. De hecho, si el titular (persona natural o jurídica) se da cuenta de que alguien lo expuso, tiene un período máximo de tres años para presentar la demanda. Se da la oportunidad de asegurarlos a través de obligaciones legales como los contratos de confidencialidad, aunque algunas veces son violados. Del mismo modo, si una persona lo adquiere deliberadamente o no, obtiene una multa de 12 a 24 meses o estadía en prisión hasta por 4 años. 

Efecto de la confidencialidad en el entorno laboral 

La implementación de esta seguridad jurídica no se hace con la motivación de desestabilizar el área de empleos. Por el contrario, las organizaciones de empresarios y de trabajadores ejercen sus funciones con la misma potestad que las ha caracterizado. Por consiguiente, a los profesionales no se les ordena que posean facultades especiales que vayan más allá de sus estudios. El decreto no interfiere con las normas laborales ya establecidas. 

En general, la mayoría de los actos quedan de parte de las empresas. Cada una de las personas que ejercen el control deben evaluar la calidad de lo que legítimamente protegen y erigir los métodos para cada aspecto que se introduce. El uso, las medidas de control y la forma de administrar el desempeño de todo el cuerpo corporativo sin afectar los criterios iniciales. 

Ventajas de los secretos comerciales 

El objeto que se está guardando puede ser muy similar a las patentes. Si cumple con la característica inventiva puede ser patentado, es decir, que es fundamentalmente original y se escapa de las deducciones de un experto en el tema. Esto junto con otros detalles técnicos que distinguen a las patentes. Sin embargo, sucede que algunos no califican para ser patentes por tener un menor grado de autenticidad. Aun así, es conveniente ser legitimario de esta ley por lo siguiente:

  • Llevar a cabo el registro no tiene coste alguno. 
  • Una vez que se ha registrado, no tiene que esperar para hacerse efectivo. 
  • Si la intimidad se mantiene, podríamos establecer que no tiene límites de duración. En particular, las patentes son privilegios exclusivos a largo plazo.
  • La continuidad de la ley garantizará que las corporaciones estén menos expuestas ante acciones desleales.
  • No se compartirá ningún dato crucial o componente de lo que se reserva con ningún ente gubernamental. 
  • Mayor valor al beneficio de las inversiones, ya que no habrá fugas. 

La ley de secretos empresariales es un nuevo recurso para todos los que emprenden negocios en España. El mundo evoluciona constantemente y los estándares son más altos, por eso es indispensable brindar apoyo particular. Si tienes dudas, consulta la Ley 1/2019. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *